Que en la integración universitaria prevalezca una relación de reciprocidad entre socios: Henning Jensen

Córdoba, Argentina, 14 de junio de 2018

Con un llamado hacia la cooperación internacional basada en el respeto mutuo y el reconocimiento a la diversidad, se llevó a cabo la mesa “Educación superior e integración regional de América Latina y el Caribe”, durante los foros de discusión de la Conferencia Regional de Educación Superior (CRES 2018). El diálogo fue coordinado por Carla Comerlato Jardim, rectora del Instituto Federal Farroupilha de Brasil y tuvo la presencia de Henning Jensen Pennington, rector de la Universidad de Costa Rica y Presidente de la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (UDUAL).

Durante su intervención, Jensen rememoró los acuerdos de la CRES 2008, los cuales representan aún el quehacer y la guía de la educación superior en América Latina y el Caribe. Específicamente, el rector de la UCR se refirió a la calidad vinculada a la pertinencia y a la inclusión social y a la conveniencia de fortalecer el diálogo con todas las regiones del mundo, pero sobre todo de fomentar el diálogo Sur-Sur.

En relación con la integración regional para construir el Espacio Latinoamericano y Caribeño de Educación Superior (ENLACES), para Jensen Pennington ésta ha encontrado muchos obstáculos, como “la dificultad de reconocer adecuadamente la diversidad y la heterogeneidad que existe en los sistemas de educación superior de nuestro continente”, acotó.

En la integración universitaria debe prevalecer una relación de reciprocidad entre socios, lo cual implica disponer de un espacio político-académico que permita una interlocución hacia la definición de valores, intereses y objetivos comunes. Uno de los obstáculos para la integración ha sido la ausencia de reconocimiento de la diversidad o heterogeneidad.

“La educación en general y la educación superior en particular constituyen un derecho imperativo que siempre recordamos; no obstante, como en cualquier región del mundo, en América Latina y el Caribe existen desequilibrios regionales y subregionales.”

En palabras del presidente de la UDUAL, “la integración universitaria regional y la cooperación académica internacional deben estar basadas en el respeto mutuo, principio evidente, pero no siempre respetado y suficientemente acentuado”. Asimismo, debe darse un reconocimiento recíproco con participación equitativa, sin imposiciones hegemónicas y sin que la internacionalización conduzca solo a beneficios unilaterales. Para ello, Jensen se refirió puntualmente a la equidad como respuesta a los desequilibrios propios de la diversidad regional. “La equidad obliga a tomar en cuenta esos desequilibrios para evitar la discriminación de comunidades académicas específicas y mas allá, para reafirmar la riqueza presente en esa diversidad (…) En todo momento debe regir un principio de equidad, aunque exista una aportación diferenciada a los procesos de cooperación.”, aseveró.

En este sentido, la disponibilidad diferenciada de recursos económicos, tanto para la movilidad como para las investigaciones conjuntas, no debe provocar el debilitamiento de las capacidades de decisión de quienes pueden aportar menos recursos.

“Más dinero no debe traducirse en más poder.”

Por otro lado, la integración universitaria debe basarse en la confianza reciproca de aportar conocimiento pertinente y relevante universalmente, lo cual dependerá de la voluntad política de los gobiernos, quienes deberán respetar y materializar los derechos civiles, culturales, económicos, políticos sociales y ambientales de todos sus habitantes, incluyendo las identidades étnicas y de género.

“Homologar significa equiparar, es decir, considerar que dos cosas son iguales.”

De acuerdo con el rector de la UCR, el término homologación debe ser abandonado por el de “dignidad de la diferencia”, puesto que la esencia de la integración y la cooperación, no es la igualdad, sino la calidad de la diversidad.  Lo anterior permitiría reconocer sistemáticamente la horizontalidad de la diferencia para enriquecernos recíprocamente con los conocimientos o saberes locales.

Como experiencia durante su gestión como presidente de la UDUAL, destacó el Programa de Cooperación e Integración Universitaria, el cual conformó un grupo piloto (las universidades de Guadalajara, de La Habana, de Panamá, Pontificia Católica del Perú, de San Juan, Tecnológico de Costa Rica, Nacional de Colombia, Nacional de Avellaneda y Nacional Autónoma de México), dispuesto a cooperar regionalmente para llevar a cabo una experiencia de integración regional en un conjunto de disciplinas y carreras, entre ellas filosofía, enfermería, física y matemáticas.

Henning Jensen concluyó su intervención con una especial mención a la situación de violencia que prevalece en Nicaragua:

“La sangre derramada en Nicaragua me duele, me conmueve y me atañe; la sangre que se derrama en Nicaragua tiñe de rojo todo el mapa de nuestra América. Tenemos que solidarizarnos con las y los estudiantes nicaragüenses que están pidiendo refugio en otras universidades: ese seria un verdadero caso de solidaridad e integración latinoamericana”.

En mesa también participaron Leónidas Carvalho, rector de la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz, Bolivia, y Francisco Trigo, director de Internacionalización de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

LFRD

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s