Rectores latinoamericanos definen agenda universitaria para Córdoba

Ciudad de México, 9 de abril de 2018.

La VII Asamblea General Extraordinaria (AGE) de la Unión de Universidades de América Latina y El Caribe (UDUAL) concluyó el pasado viernes 6 de abril con el desglose de los temas que formarán la agenda de la III Conferencia Regional de Educación Superior (CRES 2018), por celebrarse en Córdoba, Argentina en junio próximo.

Posterior a la discusión en mesas temáticas, los rectores y representantes de Instituciones de Educación Superior, reunidos en el Palacio de la Antigua Escuela de Medicina, en Ciudad de México, definieron una serie de propuestas y líneas de acción para abordar cada temática desde sus respectivas casas de estudio y apuntando a la reunión de Córdoba.

Los temas discutidos en mesas redondas y relatados por destacados académicos, así como las líneas de acción se aprobaron por unanimidad en la AGE, con el consecuente mandato de presentar estos resultados en los diversos espacios que la CRES 2018 disponga para tal fin. Cabe destacar que el órgano estuvo presidido por el doctor Marcial Rubio Correa, rector de la Pontificia Universidad Católica del Perú, por la doctora Sara Ladrón de Guevara, rectora de la Universidad Veracruzana, y por el ingeniero Jorge Fabian Calzoni, rector de la Universidad Nacional de Avellaneda.

De lo exógeno a lo endógeno

La internacionalización, vista como una tendencia que debe pasar de lo exógeno a lo endógeno, fue el eje transversal de las discusiones. En el panel, coordinado por la doctora Sylvie Didou, investigadora del DIE-CINVESTAV, se concluyó que la internacionalización de la educación superior es un imperativo para la inscripción de las universidades latinoamericanas en la sociedad del conocimiento, sin embargo, la visión de los procesos debe ser endógena, es decir, que privilegie los perfiles institucionales de los sistemas educativos, las universidades y los entornos sociales. En este sentido, la internacionalización no debe responder a un modelo canónico, sino convertirse en un proceso sustentable, transversal y socialmente responsable.

De acuerdo con el marco de acciones para la CRES 2018, desde las universidades latinoamericanas se propuso, entre otros aspectos, revisar los modelos de medición de la calidad de la educación superior, para lo cual es preciso contar con indicadores apegados a los contextos culturales de las universidades. Asimismo, aumentar el impacto de la movilidad y lograr que no sea “sólo para las élites”, estableciendo mecanismos para evaluar el impacto de las acciones y programas de cooperación e internacionalización; crear programas especiales para estudiantes refugiados, tanto en el pregrado como en el posgrado, atendiendo el reconocimiento de estudios y títulos y, finalmente, realizar investigaciones en las que participen universidades de la región en los temas de seguridad alimentaria y cambio climático.

Nueva hora Latinoamericana

En el marco de las celebraciones por el Centenario de la Reforma Universitaria de Córdoba, la UDUAL ha dedicado no pocos encuentros a discutir acerca de la autonomía en su contexto más actual, sin menoscabo de sus antecedentes históricos y, con base en el antecedente, durante la mesa redonda sobre autonomía universitaria se concluyó que este derecho, como responsabilidad social, no solo implica a la educación pública sino también a la privada, la cual ostenta un enorme compromiso con sus sociedades.

Para que la universidad cumpla sus objetivos de pertinencia social, la autonomía debe ejercerse sin obstáculos ni amenazas, tales como la restricción del financiamiento público, la mercantilización del conocimiento, la oclusión de opiniones críticas, el deterioro de las condiciones de enseñanza e investigación, los estándares de validación del conocimiento y las prácticas normalizadoras que tienden a desvincular a la universidad de su entorno social.

Con la impronta cordobesa de Diego Tatian y la relatoría de Antonio Ibarra, los ponentes, David Fernández Dávalos, rector de la Universidad Iberoamericana y Waldo Albarracín, rector de la Universidad Mayor de San Andrés concluyeron que la autonomía se inscribe en una preservación del derecho a la educación, a la igualdad, al libre pensamiento y a la decolonización del pensamiento y las prácticas de apropiación del conocimiento. La autonomía deviene, en esta nueva Hora Americana (rememorando el ínclito fragmento del Manifiesto Liminar de Córdoba), la reivindicación de sus capacidades de gestión, gobierno y libertad de cátedra, pero también de su compromiso como instrumento de equidad y justicia social.

Andamiaje científico y tecnológico

No se puede comprender una universidad en el siglo XXI sin innovaciones tecnológicas y sociales que apuntalen a la sociedad del conocimiento; no obstante, el desarrollo tecnológico debe inscribirse en los ODS 2030 para que  repercuta en inclusión social con sustentabilidad.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aprobada por las Naciones Unidas en 2015, es la respuesta para combatir la gravedad de la situación mundial, en la que se hacen evidentes los efectos del cambio climático, los problemas de la economía mundial y los crecientes problemas sociales como el hambre, la pobreza, la desigualdad y las amenazas a la paz. Es por ello, que la CRES 2018 seleccionó como uno de los ejes de discusión el papel estratégico de la educación superior en el desarrollo sostenible.

En virtud de lo anterior, se propondrá instrumentar programas que incentiven la formación humanista con valores éticos, teniendo una mirada holística de la realidad -incluso desde el ámbito local- que comprenda a su vez la naturaleza social de la ciencia, la tecnología y la innovación. Por otro lado, se impulsarán nuevas formas de producción social de conocimientos y nuevas agendas de formación, investigación e innovación que conecten mejor conocimiento, necesidades humanas y agenda desarrollo sostenible.

La necesidad de desarrollar un programa estratégico de actividades de Ciencia, Tecnología e Innovación (CT+i) de largo plazo merece estar basado en alianzas publico-privadas regionales que den respuesta, tanto a los problemas de inclusión y sustentabilidad, como a los requerimientos de la sociedad digital.

Más allá de los modelos escolarizados

La educación en línea y a distancia ha significado una solución a los problemas de cobertura educativa, permanencia y terminación de estudios en América Latina y el Caribe, sin embargo, esta modalidad no carece de importantes desafíos, como la reivindicación de su calidad académica y de sus procesos de internacionalización y cooperación inter universitaria. En este sentido, se requiere preservar los elementos de una universidad latinoamericana que refleje las características de su nación, por lo tanto, la educación en esta modalidad deberá estar apegada a las realidades culturales. 

Teniendo presente que la educación superior es un bien público y un derecho humano, la modalidad en línea facilita que esta aspiración se convierta en una realidad en la medida en que permite una mayor cobertura territorial e inclusión social.

Se propondrá en la CRES que la educación en línea se fortalezca a partir de la formación de nuevos cuadros que estén inmersos en la complejidad y actualización constante de las TIC. Productores, técnicos, guionistas de contenidos académicos y docentes harán falta en un mundo cada vez más conectado por la tecnología y que buscará en las opciones en línea su mina de formación constante.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s