Por una educación superior política e histórica: el regreso de la ciudadanía: José Beltrán Llavador.

La universidad en el siglo XXI está siendo objeto de transformaciones profundas y aceleradas. Como institución central en la vertebración de las sociedades, es permeable a los cambios, contradicciones y efectos que se derivan de una desigualdad global, o si se prefiere, de una estructura de desigualdades que, no sólo afecta desde la vieja Europa al nuevo mundo, sino que irradia al resto del planeta (Piketty, 2014). La desigualdad no es algo externo a nosotros, sino que penetra en nuestro propio mundo (Burawoy, 2015). Como parte de este mundo asimétrico, la universidad en la actualidad no es ajena ni a la dialéctica social ni a las nuevas reglas del juego social que se están configurando, y que alterando los marcos de comprensión y de acción habituales, permiten vislumbrar la emergencia de otros marcos culturales y de sentido. Por tanto, la universidad no sólo explica la realidad social, sino que al pertenecer a ella, participa también en la construcción de la realidad, y lo hace desde andamiajes teóricos y desde la creatividad de la acción (Joas, 2013). Podría decirse que la universidad se sitúa ahora mismo –en este milenio que Boaventura de Sousa Santos (2005a) ha calificado como “huérfano”– en un momento y en un espacio de encrucijada, a caballo entre los requerimientos, cada vez mayores, de una razón instrumental y la exigencia, cada vez más necesaria, de la razón emancipadora.

Por ello, hoy más que nunca, la universidad se está erigiendo, simultáneamente, en un sujeto toda vez que en un objeto de deliberación. Dicho de otra manera, la universidad contemporánea es un actor que, por una parte, no sólo “explica” el cambio social sino que lo promueve y se “implica” en él y, por ello mismo, es en parte responsable de éste. Pero también la universidad es un objeto de interés social, y de demandas externas en un contexto de marcada y creciente mercantilización del saber y del conocimiento.

 

Texto completo: http://www.udual.org/revistauniversidades/doss64-1.html

Fuente: Universidades Año 1 – núm. 11 | núm. 64

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s