Centro de Simulaciones Médicas: implementación tecnológica para el aprendizaje práctico

 

Un total de 56 pacientes robots simuladores están internados en el Centro de Simulaciones Médicas de la Escuela de Ciencias de la Salud de la Universidad Marista, el primer hospital virtual en la región sureste.

El centro recrea el ambiente de un hospital tradicional en el que los estudiantes practican lo aprendido teóricamente mediante equipos de simulación instalados en un edificio que cuenta con las áreas clínicas de atención de urgencias, consultorio, una sala de terapia, ginecología, neonatología, una sala de recién nacidos con patologías, un quirófano y una sala de simulación de patologías cardiacas.

simulador-simon

“Desde la concepción de la carrera concordamos en que la mejor forma de que un estudiante practique antes de llegar al hospital es un simulador y lo trazamos como un objetivo a mediano plazo; después de buscar durante dos años en universidades y hospitales, ahora llegó el momento de empezar este proyecto”, comenta el rector de la Universidad Marista, Miguel Ángel Baquedano Pérez.

El encargado del Centro de Simulaciones Médicas, Gregorio Cetina Sauri, trabajó en el diseño, desarrollo, selección y adquisición de los simuladores idóneos con el fin de que sean una herramienta de apoyo a la docencia y formen parte de un proceso de enseñanza completo, basado en el modelo educativo de competencias; junto con el doctor Herbert Puga Matú, desarrolla programas médicos específicos para la creación de escenarios de práctica para estudiantes de la Escuela de Ciencias de la Salud.

Los tres módulos principales son el aprendizaje teórico, la aplicación práctica y la evaluación. El primero corresponde al aprendizaje teórico en las áreas clínicas de los programas académicos de las licenciaturas en medicina, fisioterapia y rehabilitación. El módulo práctico corresponde a la creación de escenarios de simulación de acuerdo con la necesidad de cada curso, donde los estudiantes llevan a la práctica los conocimientos teóricos y éticos aprendidos. El último módulo es una revisión evaluativa en la que profesores y estudiantes pueden observar las videograbaciones de los monitores y las cámaras instaladas en las áreas clínicas.

Este ejercicio puede repetirse las veces que se consideren necesarias, con el objetivo de que los estudiantes practiquen sus habilidades y mejoren su desempeño. “Actualmente el educando va al campo clínico y en el paciente hace lo que aprendió teóricamente, pero no hay un paso previo donde pueda tener una práctica sin que pueda tener un error; con estos simuladores el que gana es el paciente real, pues va a tener un médico con una habilidad ya practicada y eso le da una mayor seguridad en la atención”, comenta Cetina Sauri.

Tecnología de los simuladores
LLEAP (Laerdal Learning Application) es un software diseñado por la empresa de equipos médicos y productos de entrenamiento médico Laerdal, cuya característica principal es que simplifica el control de los simuladores mediante una interfaz sencilla y un control unificado que facilita la creación de escenarios de simulación y formación, así como la gestión, ejecución, creación de informes y de comparaciones de escenarios.

El programa es compatible con los simuladores de paciente Laerdal, maniquíes robóticos de cuerpo completo y medio cuerpo que presentan una gran variedad de signos vitales, signos clínicos y síntomas. Los simuladores tienen un router que se conecta por wifi a un centro de mando que se controla mediante la interfaz gráfica de una tableta y del monitor incluido.

“Los maniquíes logran alcanzar cualidades humanas muy reales; el software es básico, bastante bueno para el usuario y fácil de entender. Permite crear un escenario que se ejecutará en modo automático y se pueden generar respuestas improvisadas mediante el modo manual para que el paciente mejore o empeore, según el desempeño del estudiante”, comenta Joenna Cambranis Romero, ingeniera biomédica del centro.

Cambranis Romero es el enlace entre la tecnología y el personal de salud. Se encarga de preparar los escenarios en software y hardware y de mantener el cuidado y el funcionamiento adecuado de los equipos. Al término de las prácticas, se cerciora del uso adecuado del equipo de protección, el cuidado de los pacientes y la realización del mantenimiento interno o externo que sea necesario.

Simuladores
Todos los simuladores son mecánicos, pero de acuerdo con su desarrollo electrónico están clasificados en tres niveles. Los de alta fidelidad son para el aprendizaje de destrezas complejas; los de mediana son para el uso de estudiantes de semestres menos avanzados que requieren hacer prácticas repetitivas; y los de menor fidelidad son para destrezas sencillas, orientados al uso altamente frecuente y masivo.

“Empiezan con destrezas sencillas como aplicar una inyección, donde tienen que desarrollar la técnica en una cosa simple y así evolucionamos hasta las más complejas, como atender un parto con una alteración, una distocia, donde la habilidad ya no siempre es para un nivel de licenciatura sino un residente de especialidad en ginecobstetricia, todo esa versatilidad tenemos”, señala el doctor Cetina Sauri.

Alta fidelidad
Son cuatro pacientes simuladores que tienen una mayor cercanía con el funcionamiento del ser humano a través de mecanismos electrónicos altamente desarrollados mediante tarjetas de sensores, procesos mecánicos y compresores para la respiración y liberación de secreciones como lágrimas, sudor y sangre. Permiten la grabación de sonidos personalizados y la reproducción de sonido en vivo, a manera de diálogo.

centro-simulaciones-medicas01

Simón es un modelo SimMan, un simulador de paciente avanzado que puede mostrar síntomas tanto neurológicos como fisiológicos. Además de su fácil manejo, incluye un reconocimiento de fármacos a través de tarjetas de sensores y cuenta con todos los medicamentos necesarios en terapia y urgencias.

“Es el más completo, tiene todo lo que tenga que ver con traumas, parpadea, se le dilatan las pupilas, tiene respiración, todo tipo de secreciones; tiene un módulo de una pierna amputada que puede sangrar; le dan convulsiones, se puede auscultar, ya sea cardiaco, pulmonar o digestivo. Se le puede intubar y todo lo relacionado con los signos vitales”, comenta Cambranis Romero.

Simona es el modelo SimMom, está instalada en un área ginecobstétrica y cuenta con diversos módulos de parto y posparto. Entre los primeros se encuentra el derrame de líquido amniótico y una mala colocación del bebé; y entre los segundos, el útero invertido y la hemorragia posparto.

Marcelino es el modelo SimNewB, un bebé recién nacido utilizado para el tratamiento de resucitación neonatal. Entre sus múltiples características, puede padecer cianosis, convulsiones y el síndrome de aspiración de meconio.

Toñito es un modelo SimJunior, simulador pediátrico de un niño de seis años. Está instalado en un quirófano, debido a un accidente.

Harvy es el simulador del paciente cardiopulmonar. Simula 25 tipos de cardiopatologías mediante sonidos de alta fidelidad y estetoscopios inalámbricos.

Media fidelidad
Están orientados a la enseñanza de la enfermería y el cuidado de los pacientes. Poseen menos sensores electrónicos y no tienen monitores integrados. Cuentan con sonidos estabilizados para el tratamiento de heridas y pueden hablar mediante un Mbox. Se controlan por una tableta en la que pueden observarse signos vitales como la frecuencia cardiaca, saturación de oxígeno y el tipo de onda del corazón. A todos se les puede practicar intubación y colocación de sondas.

“Aquí está toda la familia, es muy importante que le llamen por sus nombres y no por un número de lista, pues para nosotros el trato al paciente es parte fundamental en la formación; con ellos hacemos escenarios también pero su constitución es más sencilla”, señala el doctor Herbert Puga Matú.

El paciente adulto tiene diversas heridas, entre las que está un pie amputado. Nursing Kelly y Nursing Anne tienen genitales femeninos, un módulo de palpación de útero y un kit de examen mamario. Nursing Anne posee mamas especializadas para colocación de quistes, y los alumnos pueden hacer todas las palpaciones que requieran para identificar si tiene o no algún problema. “De otro modo, para una mujer puede no ser cómodo que pasen 10 alumnos a hacerte una palpación de la mama”, señala Cambranis Romero.

Nursing Kid tiene todos los posibles escenarios de traumatismo, como golpes, laceraciones, fracturas expuestas y quemaduras de cigarro. Se puede auscultar corazón, pulmones e intestinos, además de que tiene accesorios para el tratamiento de traumas.

Nursing Baby es un modelo de tres meses que permite la auscultación, intubación y cuidados básicos, mientras que Newborn Anne funciona para aprender a cargar adecuadamente a un bebé, darle ventilación y reanimación.

Resusci Anne funciona para aprender reanimación cardiopulmonar (RCP). Tiene una tableta que indica la frecuencia ––que debe ser al menos 100 compresiones por minuto––, la profundidad de compresión de tórax ––que debe ser de 5 centímetros aproximadamente–– e indica la liberación completa. “Esos son los tres parámetros que permiten saber si la reanimación cardiopulmonar es correcta o no, y al final te da un porcentaje para evaluar el desempeño y también para detectar si la ventilación fue pobre, suficiente o excesiva”, comenta la especialista.

Baja fidelidad
Son completamente mecánicos y están destinados para el uso de alumnos de primeros grados. Se componen de modelos de tórax que sirven para la enseñanza de reanimación cardiopulmonar; brazos hechos a partir de materiales que simulan piel humana para la práctica de venopunción, cabezas para intubación de adultos, de infantes y neonatales; y modelos de niños, adultos y adultos obesos para la práctica de la maniobra de Heimlich.

En esta área también se simula el triage, proceso con el que los estudiantes seleccionan a las personas a partir de su necesidad de recibir tratamiento médico inmediato de acuerdo con los estados de gravedad y los recursos disponibles.

Impacto
En el 2006 el primer Hospital Virtual de México fue implementado en el Centro de Enseñanza y Certificación de Aptitudes Médicas (CECAM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Recientemente fue creado un simulador virtual de cirugías para la aplicación en métodos de enseñanza por César Miguel Segura Cruz y Héctor Manuel Mendoza Chávez, egresados del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Con estos antecedentes se inaugura el Centro de Simulación Médica que pretende que, debido a la experiencia generada en el aprendizaje simulado, el margen de error de los estudiantes en la aplicación real de los conocimientos teóricos se disminuya a su grado mínimo, y constituye una innovación pedagógica en la región sureste. “La idea es que los alumnos practiquen y que podamos generar líneas de investigación académica con esto”, comenta el rector Baquedano Pérez.

Asimismo, en los próximos meses se abrirán cursos de reanimación básica para el público general. “Mientras más podamos utilizarlo, mejor podremos cumplir el objetivo que es que la sociedad se vea beneficiada”, comenta el doctor Cetina Sauri.

Fuente: http://conacytprensa.mx/index.php/ciencia/salud/2755-centro-de-simulaciones-medicas-implementacion-tecnologica-para-el-aprendizaje-practico?utm_source=newsletter_1197&utm_medium=email&utm_campaign=centro-de-simulaciones-medicas

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s