Aquí no hay enemigos literarios

Una anécdota daría a conocer el carácter del dramaturgo (August) Strindberg (1849-1912).

Como en el curso de nuestra conversación yo le pregunté si conocía personalmente a (Henryk) Ibsen (1828-1906), púsose encarnado y me dijo:
—Ibsen y yo somos enemigos.
—Enemigos literarios…
—No. En nuestra tierra no hay enemigos literarios: en Escandinavia el que escribe lo hace con objeto de ser útil a la humanidad; de modo que, si alguien  predica doctrinas contrarias a las suyas, se convierte en enemigo  de los hombres en general y suyo en particular. Ibsen, para mí,  es un ser odioso.
—Sin embargo, Bjornsterne e Ibsen son también enemigos  literarios, lo cual no impide que la hija del primero se haya casado  con el hijo del segundo.
—No importa, y yo estoy seguro de que tanto Ibsen como  Bjornsterne son bastante caballeros para haber maldecido  esa unión. Pero, ¿qué quiere usted? El amor es más fuerte  que el odio.

 

Fuente: Enrique Gómez Carrillo (guatemalteco, 1873-1927),  Intimidades parisienses, Tipografía Nacional, Guatemala, 2010, http://www.nexos.com.mx/?p=25855

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s