Advierten prácticas de riesgo para el hígado

 

Tatuajes, jeringas y sexo sin condón, entre ellas

Hacerse tatuajes sin la seguridad de que las agujas y la tinta estén libres de contaminación, compartir jeringas al drogarse y ejercer actividades sexuales sin protegerse con un condón son las prácticas de riesgo más comunes para que, especialmente los jóvenes, adquieran alguna de las hepatitis de origen viral.

“Un problema inicial es que la mayoría de los pacientes no se enteran que están infectados, pues la hepatitis puede ser asintomática por mucho tiempo, hasta que llega a una etapa avanzada en la que ya ha dañado el hígado, a veces de manera irreversible”, alertó Gabriela Gutiérrez Reyes, de la Facultad de Medicina y jefa del Laboratorio de Hígado, Páncreas y Motilidad de la Unidad de Medicina Experimental que esta instancia universiaria comparte con el Hospital General de México (HGM), Doctor Eduardo Liceaga, en las instalaciones de este último.

Una enfermedad, varios orígenes

A propósito del Día Mundial contra la Hepatitis, a celebrarse este 28 de julio para crear conciencia de esa enfermedad, que cada año causa la muerte de 1.5 millones de personas en el orbe –según la Organización Mundial de la Salud– Gutiérrez recordó que, si no se atiende, la inflamación del hígado que caracteriza ese mal avanza a fibrosis, modifica el acomodo y la comunicación de los hepatocitos y continúa a la cicatrización o cirrosis, lo que endurece al órgano e impide el funcionamiento vital para el organismo.

Este 2015 el lema de la efeméride es “Prevenir la hepatitis, actuar ya”. En torno a ese mensaje, el gastroenterólogo e internista José Luis Pérez Hernández, médico adscrito a la Clínica de Hígado del HGM, apuntó que la mejor medicina es la prevención y el principal reto es modificar hábitos.

Este mal puede ser causado por infecciones por virus (como ocurre en los tipos A, B y C), por exceso de consumo de alcohol, por sobredosis de algunos medicamentos o por efecto de células inmunitarias del propio cuerpo que atacan al órgano. Las virales y las tóxicas por alcohol son las más comunes.

Las virales se dividen en dos grupos: el de hepatotropos, que son frecuentes y se alojan principalmente en ese órgano, y otro de no hepatotropos, que son raros.

Del primero hay tres variantes: la A, que es la más leve, curable, no es crónica y se previene al lavarse las manos y utilizar alimentos y líquidos libres de contaminación; la B y la C, ambas crónicas, porque su infección puede prolongarse por muchos años, incluso sin expresar síntomas en las primeras etapas. “En nuestro país la más usual es la C”, señaló Pérez Hernández.

Se transmiten por transfusiones de sangre contaminada, un asunto casi resuelto en México después de 1990 porque en los bancos de ese líquido hay pruebas para evaluar y confirmar que esté libre del virus de hepatitis C, así que al detectarlos se evita la donación. Todos los pacientes que fueron transfundidos antes de ese periodo tienen riesgo de contraer esta enfermedad, reconoció.

Lo asintomático de esos virus, que no causan dolor ni reacción alguna, hacen que la afección avance y afecte al hígado de forma grave, incluso hasta la cirrosis. “Cuando llegan a consulta o a un servicio de urgencias vomitando sangre, la hepatitis C avanzó y están cirróticos”, reiteró.

Por ello, es importante hacerse un estudio general, para detectar la afección, que también puede contagiarse por material quirúrgico de dentistas o personas que llegaron a utilizar jeringas metálicas no esterilizadas. “El control quirúrgico es cada vez mayor, pero el principal riesgo ahora son los tatuajes (a veces la contaminación está en la tinta), así como compartir jeringas para drogas y el sexo sin protección”, insistió.

La profesora universitaria destacó que en México 1.4 por ciento de la población está infectada de hepatitis C, mientras que la cirrosis hepática ocupa el cuarto o quinto lugar entre las causas de muerte. “De esa cifra no sabemos con precisión qué parte se originó con la C”.

Desarrollan método diagnóstico

Gutiérrez Reyes explicó que, en presencia de los virus, el hígado responde con una inflamación persistente durante mucho tiempo, que se hace crónica y mata a los hepatocitos. En el proceso se sintetizan proteínas que impiden la comunicación entre las células y “al suceder esto se desarrolla la fibrosis y luego la cirrosis, cuando se pierde la comunicación”.

En busca de una opción a las biopsias hepáticas, ambos investigadores pretenden utilizar una decena de proteínas como marcadores tempranos. “Ya hemos ubicado unas 10 que probamos en un centenar de pacientes, pero nos faltan pruebas en al menos 200 para avanzar en el método diagnóstico”, finalizó.

Fuente: http://www.gaceta.unam.mx/20150727/advierten-practicas-de-riesgo-para-el-higado/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s