Cien años del monumental Orson Welles

La Filmoteca, en los festejos del hombre de sublevaciones fílmicas, radiofónicas y teatrales.

“Kane fue para Welles lo que el zar Iván para Eisenstein y los artistas atormentados para Bergman. Kane es para Welles todo lo que abomina en el mundo circundante y, sin embargo, descubre con pavor dentro de su propia existencia”, refiere el crítico Jorge Ayala Blanco con relación a ese monumento de la pantalla que representó la pieza Ciudadano Kane en la trayectoria del cineasta de los cien años, Orson Welles.

A los 23 años de edad, el ambicioso ciudadano Welles, quizás sin saberlo, ya comenzaba a esculpir la leyenda del monstruo en el que algún día se convirtió ese colosal cineasta de bronce que el 6 de mayo pasado alcanzó el centenario. En este espíritu conmemorativo, la Filmoteca de la UNAM se sumó a los festejos del natalicio del artífice detrás del Ciudadano Kane, hombre de sublevaciones fílmicas, radiofónicas y teatrales, que logró cambiar para siempre, irreversiblemente, la manera de entender las imágenes proyectadas sobre la pantalla-lienzo.

Películas

El ciclo Centenario de Orson Welles comenzó durante los primeros días de junio en la Sala José Revueltas y estará todo el mes; la selección de películas intenta dar una perspectiva clara de las múltiples facetas de este autor, director, histrión, escritor y, quizás, profeta.

Diversas son las cintas wellesianas que el público universitario podrá ver, como La dama de Shanghái (The lady from Shanghai, 1947), filme de estilo noir en el que se ve a Welles actuar al lado de su esposa Rita Hayworth y de Everett Sloane, y está basado en la novela If I die before I wake, de Sherwood King.

En la historia, el personaje de Michael O’Hara (Orson Welles) conoce a Elsa (Rita Hayworth), una bella chica que pasea distraídamente en un carruaje tirado por caballos en Central Park, justo antes del ataque de unos criminales y O’Hara fungirá como inesperado salvador. Todo se complicará cuando seducido por la belleza de Elsa, Michael se enrola en la simulación de un homicidio.

También estará la aclamada El tercer hombre (The third man, 1949), dirigida por Carol Reed e inspirada en la novela homónima del escritor británico Graham Greene. En ésta, Welles interpreta a Harry Lime, un delirante villano en medio de una trama laberíntica.

Dos genios del siglo XX

Otra de las perlas elegidas es Monsieur Verdoux (1947), una excepcional película hablada que Charles Chaplin dirigió después de su era dorada. Fue filmada a partir de un guión escrito por Welles, y aunque concebida con una base humorística, logra transmitir una sensación de desesperanza; una cinta magistral producto del trabajo combinado de dos genios del siglo XX.

Asimismo, se proyectarán Alma rebelde (Jane Eyre, 1943), de Robert Stevenson; El extraño o El extranjero (The stranger, 1946); Sombras del mal (Touch of evil, 1958), y Casino royale (1967), de John Huston, Val Guest, Ken Hughes, Robert Parrish, Joseph McGrath y Richard Talmadge.

Como siempre, en todo lo que se relacione con Orson Welles, la figura central de este ciclo es Ciudadano Kane (Citizen Kane, 1941). Aquí se muestra la vida del magnate de prensa William Randolph Hearst. En su elaboración se emplearon técnicas fílmicas nunca antes vistas que revolucionaron el lenguaje del cine estadunidense y mundial. Para muchos críticos es la mejor película de la historia.

Una a la que quizás todo cinéfilo debe regresar cada año, como se retorna a un oráculo cinematográfico que siempre entrega respuestas diferentes, nuevas y misteriosas, o en palabras del experto Ayala Blanco: “Cumple en nuestro espíritu una función de retorno a los orígenes, como si al revisarla dejara de ser una obra maestra cerrada sobre ella misma, para situarse, agigantada, por el imparable ímpetu inicial, como la primera huella de Welles sobre su propia obra ya infortunadamente concluida”.

El 10 de octubre de 1985 falleció el monstruo de Kenosha, sus ojos ya no llegaron a mirar el cine que se produciría en el nuevo siglo XXI, del que quizás él y tantos otros sentaron las bases visuales, tanto en el terreno independiente como en las grandes producciones. Cien años después de su nacimiento, aún hoy, sus innovadoras técnicas siguen vigentes.

Fuente: http://www.gaceta.unam.mx/20150615/cien-anos-del-monumental-orson-welles/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s