Exposición de joyas bibliográficas; El pensamiento en la Edad Media

Valor académico y belleza artística en la Biblioteca Central

cult14_princ

 

Por medio de los 16 facsimilares de la muestra Joyas bibliográficas de la Edad Media, en la Biblioteca Central, la comunidad universitaria y el público podrán conocer parte del pensamiento europeo gestado entre los siglos X y XVI.

En la inauguración, José Adolfo Rodríguez Gallardo, director general de Bibliotecas –en presencia de Estela Morales Campos, titular de la Coordinación de Humanidades, y Francisco José Trigo Tavera, secretario de Desarrollo Institucional–, mencionó que la entidad a su cargo adquirió estos volúmenes por su importancia bibliográfica y con el objetivo de acercarlos a los interesados.

“El valor de estas joyas, además de académico, radica en la belleza de los trabajos realizados por copistas que nos han legado la labor de grandes artistas”, subrayó.

La vida cotidiana

La investigación, curaduría y redacción de las fichas de la exposición estuvo a cargo de Mauricio Trápaga Delfín, Isabel Chong de la Cruz y José Antonio Sánchez Luna. Para el primero, las piezas seleccionadas reflejan la vida cotidiana de una época a través de la moral, religión, estructura, idiosincrasia y preocupaciones comunes.

“Al revisar los ejemplares resalta un tema fundamental: el apocalipsis, que tuvo un impacto particular en el Medioevo y que formó parte de sus costumbres y sistema de castigos, pues era una sociedad restrictiva. También se exhiben biblias, literatura e incluso una publicación dedicada a la alquimia”, destacó.

El visitante tendrá una opinión más amplia de la cultura europea de ese periodo a partir de ediciones populares y no de libros ocultos en una biblioteca, añadió.

Estará abierta hasta el 28 de agosto.

Facsimilares

Un facsimilar duplica el texto e ilustraciones de manera idéntica al original, explicó Trápaga, también profesor de la Facultad de Arquitectura.

Por lo general, son reproducciones de manuscritos o impresos antiguos de relevancia cultural; su propósito es permitir el acceso sin manipulación directa, por lo que, en la mayoría de los casos, resultan óptimos para la conservación y difusión.

Éstas se realizan mediante la captura de imágenes digitalizadas o fotográficas susceptibles de replicarse en Internet o en papel. Si son publicaciones impresas, se busca una copia íntegra del texto, ilustraciones, formato, hojas, encuadernación, tintas y marcas de propiedad acumuladas con el tiempo y presentes en el objeto base.

Para el curador, estos ejemplares reproducen la historia del libro y hacen evidentes diversos aspectos de su devenir, como en manos de quién estuvo, el deterioro propio de los siglos y las perforaciones observables, ya sea por uso o por disgregación del material orgánico.

Así, los investigadores podrán estudiar usos y costumbres, modos de producción, recursos naturales, utensilios, indumentarias y vida cotidiana, así como el espacio público y privado de parte de la humanidad.

Los originales se encuentran en Europa, pero las piezas expuestas en Ciudad Universitaria están hechas con tal destreza, acierto y eficiencia técnica, que muchos podrían pensar que son páginas auténticas. La muestra permanecerá abierta hasta el 28 de agosto.

Armando M. Sandoval Caldera

Después de la apertura, se develó una placa en homenaje a Armando M. Sandoval Caldera, ubicada en la planta baja de la Biblioteca Central.

cult14_tirafinal

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s