Recuerda Alejandra Matiz a su padrino

Sin título

Alejandra Matiz Caicedo busca en el archivo de su padre, el fotógrafo colombiano Leo Matiz (1917 -1998), y encuentra a Álvaro Mutis a los 31 años cuando se convirtió en su padrino.

Recuerda: “Desde pequeña me sentí orgullosa de tener un padrino como Álvaro Mutis (fallecido el domingo a los 90 años), un hombre bello y con gran sentido del humor, un poeta y narrador de notables vuelos y con una prolija imaginación”.

Fueron grandes amigos, hay muchas fotos inéditas de él”, dijo vía telefónica, antes de enviar por correo algunas fotos y un texto suyo titulado “En recuerdo de Álvaro Mutis”.

“Veinteañeros -dice ella-, Leo Matiz y Álvaro Mutis trabajaron durante mucho tiempo para la empresa petrolera americana Esso en Colombia, ahora Ecopetrol, y viajaron por todo el país, durmiendo en campamentos en medio de la selva, por el Valle del Cauca y los Santanderes, en hotelitos, en los hospedajes de la Refinería. De ahí se vino a México, luego de un problema en Colombia por unos fondos, y aquí estuvo en la cárcel”.

Mutis llegó a México en 1956. Alejandra Matiz recuerda haberle oído que las fotos que su papá tomó del País y los muralistas mexicanos le habían inspirado para que llegar hasta aquí.

Por el desfalco a la empresa Esso fue recluido en 1958 en la cárcel de Lecumberri durante 15 meses. Entre los resultados de ese encierro, está el Diario de Lecumberri, una de las primeras obra en prosa de Mutis.

En otras fotos que manda a este diario, Mutis es captado por Leo Matiz en Génova, Italia, en 1996. O los dos, el fotógrafo y el escritor en Biarritz, Francia, en 1995 cuando Matiz fue condecorado como Caballero de las Artes y las Letras.

“Recuerdo luego haberlo visto en el Hotel Tequendama de Bogotá -continúa la presidenta de la Fundación Matiz; le comenté que me estaba graduando de restauradora de arte, y me dijo: ‘¿Por qué no me restauras’… Y nos reímos a carcajadas como otras muchas veces, a la vez que me entregó el texto que le había escrito a mi padre para el Libro La lección de Leo Matiz que publicamos en México”.

Las fotos de Génova estaban planeadas para publicarse en un reportaje en italia donde la novela de Mutis Amirbar fue reconocida como el mejor libro extranjero publicado en 1990 y adonde los dos fueron juntos a presentar un libro de fotografías.

Leo Matiz, nacido en 1917, Aracataca, igual que Gabriel García Márquez, otro de sus amigos, viajó por todo el mundo mirándolo a través de la cámara fotográfica.

“(Mutis le comentaba a mi papá que se había inspirado en su historia de vida para escribir su saga sobre Maqroll el Gaviero -dice Alejandra Matiz-. La ultima vez que lo vi fue en su casa de San Jerónimo, con su esposa Carmen, y filmamos para un documental sobre Leo Matiz que se presentó en Bogotá. Lo vi bien y lucido, a sus ya 90 años a cuestas.”

Fuente: http://www.reforma.com/cultura/articulo/715/1429055/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s