Son niños sensores de calidad del aire

Los niños son un “sensor” para medir la calidad del aire, pues basta observar los cambios de su conducta para saber qué está pasando en el ambiente, consideró la investigadora María Eugenia Gutiérrez, del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Al término de su participación en la Semana de la Ciencia y de la Tecnología 2012, la académica indicó que la mayor parte de la población en el Distrito Federal está expuesta a agentes tóxicos, pero son los niños, las mujeres en gestación y los adultos mayores quienes sufren las consecuencias del problema de la polución.

La especialista lamentó que no existan datos duros en ese sentido, pero aseveró que los niños son un “indicador” para saber qué es lo que pasa en cuanto al aumento o disminución de la contaminación.

“Los niños son un sensor en el que hay que trabajar y estarlos observando para ver cambios en su conducta. Ellos son una idea muy clara de lo que está pasando en el medio ambiente: si sufren asma, se deprimen, si les duele la cabeza, si tiene afecciones respiratorias”, explicó en entrevista.

La investigadora del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo del IPN destacó que a diferencia de los infantes, a los adultos mayores no se les toma como una fuente confiable para medir la calidad del aire.

Ello dado que si bien son un sector muy vulnerable a los efectos de la contaminación, se da por un hecho que están enfermos todo el tiempo y, por ende, que sus padecimientos en cierta forma son normales o asociados con su edad.

Gutiérrez Castillo recordó que en los años noventa, la ciudad de México fue considerada como de las más contaminadas del mundo. De ahí que se tomaran acciones inmediatas para evitar problemas graves a la población, pues incluso la hiperactividad que sufrían los niños era consecuencia del plomo que contenían las gasolinas, resaltó.

Precisó que también en esa década, en diversos hospitales se incluyó las áreas de inhaloterapia, dado que la población más sensible sufría constantes problemas de asma o asociados con los pulmones.

En su exposición, la académica hizo hincapié en que todos somos parte de la solución del problema de contaminación ambiental, como también del agua y del ruido.

“Deberíamos ver que no solo las autoridades son responsables de solucionar los problemas de contaminación”, sino entender que cada uno de nosotros debe estar dispuesto a utilizar menos el automóvil”, externó la investigadora politécnica.

Fuente: http://www.reforma.com/ciencia/articulo/671/1340358/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s