Centro de Contacto Banorte, apuesta para dar oportunidades a estudiantes

Por sus sistemas de telecomunicación transitan 60 millones de peticiones de atención cada año, a razón de 114 por minuto. Dotado con una moderna tecnología, es atendido básicamente por jóvenes estudiantes de una universidad pública, en una ciudad aquejada por la violencia provocada por el crimen organizado.

Ubicado en Monterrey, a unos pasos del campus de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), el Centro de Contacto Banorte es una apuesta por dar oportunidad de empleo a jóvenes estudiantes, explica Karina González, directora general del moderno complejo construido por el grupo financiero en la capital nuevoleonesa. El Centro de Contacto es una respuesta del grupo financiero mexicano a la situación en que hemos estado en los últimos años con el tema de la seguridad, añade su directora, en entrevista con La Jornada.

El proyecto del Centro de Contacto Banorte fue concebido hace poco menos de tres años, explicó. La idea fue concentrar en un solo sitio la actividad de 14 centros de atención telefónica a clientes, homologar los servicios y procesos que requieren los usuarios de la institución y, a la vez, abrir una oportunidad de trabajo a los jóvenes estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Una vez que sea inaugurado este martes por el presidente Felipe Calderón, el Centro de Contacto llevará el nombre de Roberto González Barrera, quien hasta su fallecimiento, el 25 de agosto, fue el presidente vitalicio del consejo de administración de Banorte, institución que encabezó desde su reprivatización en 1992 y que ahora es la tercera del sistema.

Las instalaciones que albergan al Centro de Contacto requirieron del grupo financiero una inversión de 620 millones de pesos. Karina González explica que en ese sitio se procesarán las 60 millones de peticiones que hacen cada año los clientes del banco, principalmente por teléfono, aunque también a través de los correos y las conversaciones electrónicas. El sitio funciona las 24 horas de los 365 días del año.

La ventaja para el usuario de Banorte es que, con un solo contacto –ya sea por teléfono o los medios que brinda Internet– podrá resolver cualquier necesidad relacionada con los productos que ofrece la institución bancaria, aun si se trata de áreas distintas, por ejemplo seguros y banca. También, añade, las nuevas instalaciones y la tecnología de punta de que disponen permitirá al banco ser más intensivo en la oferta de productos y servicios. Estamos ayudando a los clientes a facilitarles todo el acceso a los servicios y productos financieros, expuso Karina González.

El complejo tecnológico que alberga el Centro de Contacto dispone de avanzados sistemas de seguridad y protección de información, mencionó. Fue elaborado con una tecnología que aprovecha al máximo los recursos naturales, como la luz, lo que permite ahorros en consumo de energía. La forma en que están distribuidos los módulos en que trabajan las personas que atienden al público hace posible que el usuario no escuche el ruido que es usual cuando se llama a call center.

La directora del Centro de Contacto de Banorte destaca otros atributos adicionales a la complejidad y modernidad tecnológica y la forma en que la instalación es amigable con el medio ambiente.

Primero, habla de la equidad. En el Centro de Contacto hay un solo comedor, que es usado por todos los empleados y ejecutivos. No hay jerarquías tampoco en el uso del estacionamiento. Los 600 cajones de estacionamiento techado –lo que se agradece en una ciudad donde en el verano son frecuentes las temperaturas arriba de 40 grados centígrados– pueden ser usados indistintamente por cualquier empleado.

El segundo tema es el de la oportunidad de empleo a la comunidad estudiantil de la Universidad Autónoma de Nuevo León. El Centro de Contacto fue construido a unos pasos, literalmente a una estación del metro, del campus universitario. Los dos mil 800 jóvenes que atenderán al público son estudiantes, que disponen de horarios flexibles para acudir a clase. En el edificio hay espacios para estudiar, con conexión a Internet y áreas de descanso y juego, que incluyen desde futbolitos hasta consolas electrónicas.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2012/09/04/economia/030n2eco

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s